¿¿¿CÓMO ELEGIR UN ESPUMOSO DE CALIDAD???


Siguiendo la temática de la pasada semana en la que aprendimos la elaboración de espumosos, y a escoger el tipo de espumoso según su contenido en azúcar, vamos a dar un paso más.
Teniendo en cuenta que es la bebida más consumida en las fechas que estamos, cómo saber que lo que se nos ofrece es un espumoso de calidad???

Siguiendo los pasos que os detallo a continuación podréis discernir entre un producto de gran
categoría, de otro que a priori nos parece similiar y que sin embargo no lo es.

Hay un número importante de elementos que coinciden con la cata de los vinos tranquilos y por tanto sólo repararemos en los diferenciadores.

1. Fase Visual

Los conceptos de intensidad o capa, color, tonalidad, variación y evolución son idénticos para vinos tranquilos y espumosos.

El concepto novedoso comienza con la apreciación de la burbuja. Para ello es necesario contar con copas alargadas estilo flauta o tulipán.

El tamaño es importante, muchas veces habremos oído hablar de que una burbuja pequeña es sinónimo de calidad y una grande de todo lo contrario. Realmente la burbuja tiene un tamaño
directamente proporcional con la temperatura a la que haya tenido lugar la fermentación. Un vino espumoso para que sea de calidad ha de fermentar necesariamente a baja temperatura, pero el vino base ha de ser un vino de calidad. El tamaño solo es reflejo de la temperatura de fermentación y por tanto sólo podremos descartar la calidad en caso de que se trate de una burbuja grande, pero no por ser pequeña el vino va a ser necesariamente bueno.

Para una descripción más exhaustiva haremos referencia a la formación o no de rosarios que no es más que la descripción que recibe el que haya un hilo continuo de burbujas en ascensión, una detrás de otra, como si se tratase de un rosario.

Apreciaremos o no la formación de corona que es que el grupo de burbujas que lleguen a la superficie de la copa, el disco de vino quede rodeado de un anillo de burbujas.

La persistencia de la formación de burbujas es otro parámetro a tener en cuenta, clásicamente considerado positivo que su duración sea lo más larga posible, pero ya estoy cansada de tomar vinos espumosos con una persistencia de burbujas enorme y con una calidad mediocre y viceversa.

II. Fase Olfativa

Aquí hemos de destacar que siempre oleremos la copa sin agitar. No tiene sentido agitar y luego llevar el vino a la boca. El anhídrido carbónico desprendido es más que suficiente para poder apreciar en nariz al vino. De la misma forma que para los vinos tranquilos apreciaremos la intensidad.

A continuación, intentaremos encasillar el vino dentro de uno de los grupos
siguientes de aromas:

Afrutado
Levaduras Frescas
Autólisis

Si se trata de un vino espumoso joven, tendrá caracteres afrutados. Si permanecen en contacto con las levaduras entre unos 9 meses a algo menos de dos años, tendrán caracteres de levaduras frescas, que nos pueden recordar a aromas de panadería o bollería. Si el tiempo de permanencia en contacto con las levaduras sobrepasa los dos años entonces el vino desarrolla unos aromas
complejos, a los que hay que acostumbrarse, que se denominan aromas de autólisis.

La autólisis es el proceso de descomposición celular de las levaduras, por tiempos muy prolongados de envejecimiento sobre las lías. Estos aromas pueden recordar a vegetales cocidos, generalmente a repollo cocido, son aromas mas bien “pesados” es decir no refrescantes y que como hemos comentado anteriormente son aromas que se aprenden a apreciar, más que gusten al probarse por vez primera.

El resto de los parámetros de la fase olfativa: complejidad o unidimensionalidad, como la evaluación de la calidad son semejantes a la apreciación de los vinos tranquilos.

III. Fase Gustativa

Nada más llevar el vino a la boca tendremos que fijarnos en cómo es el comportamiento de la burbuja. Es decir si tomando un sorbo nos hincha groseramente la boca o se funde como si de una crema se tratase, cabe también un comportamiento intermedio.

Para mí es mucho más importante para apreciar la calidad, como para una descripción rigurosa de un espumoso, la descripción de la burbuja en boca, más que en fase visual.

No cabe extenderse más, ya que el resto de la metodología de cata de espumosos es idéntica a la de los vinos tranquilos.

Sólo me queda desearles un feliz año y muchos vinos!!!

“EL AMOR Y EL VINO POR ENCIMA DE TODO”

1 comentario:

tienda de vinos dijo...

Buen articulo sobre la cata de vinos espumosos, muy aclaratoria.Yo también soy sumiller, así que compartimos profesión.un saludo

Datos personales

Mi foto
SALAMANCA, SALAMANCA, Spain
SUMILLER ( Hotel Escuela Bellamar, Marbella 2004 ) PREMIO MEJOR PROFESIONAL DEL SECTOR DE HOSTELERÍA DE SALAMANCA 2011

Seguidores